Es como estar haciendo un curso intensivo de resiliencia.

La palabra resiliencia se refiere a la capacidad de sobreponerse a momentos críticos y adaptarse tras experimentar alguna situación inusual e inesperada. También indica volver a la normalidad.

Se que muchas y muchos de los que me leéis tenéis que negociar y tratar a diario con el dolor, con el cansancio, con la enfermedad. Os admiro y os respeto enormemente por ello, porque no es fácil.

Llevo muchos años tratando de no sólo cuidar, sino también de desarrollar mi bienestar físico, mental y espiritual. Creo que lo he ido haciendo bien y también he ido compartiendo mi aprendizaje a través de estudios y experiencias con aquellas personas que me han escuchado y me han seguido. He ayudado a través de mis terapias y de mis consejos a quienes han confiado en mí.

Pero hoy el Universo me ha dicho: Muy bien, enhorabuena por estar haciendo lo que se esperaba de tí. Pero siento decirte que aún te queda por superar el “más difícil todavía”. Así que ármate de paciencia y de decisión y sigue adelante.

Y aquí estoy. Haciendo mis ejercicios diarios, relajación, respiración, Reiki, Chi Kung, y todo lo que he ido aprendiendo hasta ahora, para sacar un sobresaliente en mi actual etapa.

Se que es una lección más y que me servirá para crecer y que saldré reforzada de ella. Y que podré después ayudar a más gente con más conocimiento.

Es la sabiduría que nos regala la vida a través del tiempo y de las experiencias.