El contacto con la Naturaleza alimenta mi espíritu.

Realizaré cualquier acción que me permita sentirme parte del Universo.

Pasear por la playa o el campo. Caminar descalza por la arena, abrazar un árbol, contemplar el amanecer o la puesta del sol. Sentir el aire frío en la cara, el agua en el cuerpo, el sol en la piel. Acariciar y jugar con mi perro o mi gato. Observar las plantas, los pájaros, los insectos. Oler las flores, las hierbas aromáticas. Mirar y escuchar la lluvia, el viento, las hojas de los árboles. Beber agua, comer fruta.

Anuncios