Lee libros de crecimiento personal, si lo deseas, escucha a los maestros en conferencias, participa en cursos, pero no los devores. Lee despacio, repitiendo frases si es necesario, sin prisa. Escribe en un cuaderno aquello que consideres importante y no quieras olvidar.

No creas todo lo que lees o escuchas. Plantéate la duda.

No leas muchos libros seguidos, ni quieras almacenar conocimiento teórico. Deja tiempo entre uno y otro, para procesar la información.

Saberte las leyes de la felicidad de memoria no te hará feliz. Serás feliz cuando las pongas en práctica.

Hoy piensa en qué parte de tu vida puedes poner en práctica algún conocimiento adquirido recientemente. Y comienza ya.